El nuevo presidente del club, abogado de profesión, tiene enfocada la mirada en varias áreas como cultura, investigación e innovación para resolver problemas ciudadanos. Asegura que para ser rotario, lo más importante es tener un fuerte compromiso para promover valores que hagan del mundo más justo y solidario.

Salvador Sánchez Quiles toma con fuerza la presidencia del Rotary Club Elche-Illice. Pretende mantener las actividades que caracterizan al club, pero prestando más atención a los problemas y soluciones que proponga la ciudadanía.

P ¿Cómo afronta el nuevo cargo?

R Con ilusión y responsabilidad. Ilusión porque conozco al equipo que me ha elegido para liderar la asociación. Por otro lado, siento una enorme responsabilidad. Liderar un grupo de personas con tantas cualidades humanas y profesionales supone un gran reto y un fuerte compromiso.

P ¿Cuáles son sus líneas de actuación?

R El Club Rotary Elche-Illice se ha caracterizado por su vertiente humanitaria y social. Hemos colaborado con multitud de organizaciones humanitarias de nuestra ciudad y también del extranjero y lo hemos hecho organizando actos de todo tipo. Queremos seguir en esta línea. Pero también vamos a prestar una especial atención al área cultural, de investigación e innovación. Queremos ser el altavoz de los problemas y de las soluciones que nos propongan todos los que se sienten con nosotros.

P ¿Desde cuándo está unido al club? ¿Cuál fue su primer contacto con el mundo de los rotarios?

R Me uní al club en el año 2001, un año después de constituirse el Club Rotario Elche-Illice. Hasta entonces, para ser sincero, no sabía lo que era Rotary Internacional, pero eso era muy habitual entonces. Actualmente hay casi un millón y medio de rotarios distribuidos en, prácticamente, todos los países del mundo.

P ¿Cree que la ciudad conoce la existencia de los rotarios?

R Creo que hemos avanzado mucho en este sentido. Cuando empezamos, nuestro principal problema era que la asociación rotaria no era conocida en Elche. Creo que los casi veinte años de trabajo continuado nos han dado una visibilidad y una credibilidad que se refleja en la cantidad de personas que se inscriben y participan en nuestros actos. Ahora debemos aprovechar el posicionamiento que hemos logrado. Tenemos que utilizar nuestra imagen para seguir trabajando y que la ciudad nos siga conociendo.

P ¿Qué hace falta para ser rotario?

R Un rotario es una persona que, cumpliendo las más altas normas éticas de comportamiento en su vida, trabaja con compromiso y entrega por mejorar nuestra sociedad. Que opta por promover la paz, la educación y la salud. En definitiva, lo que pretende es hacer un mundo más justo, solidario y pacífico para todos.