Mochilas y material. Para que los niños de familias sin recursos puedan tener lo necesario para ir al colegio, se han hecho repartimientos de utensilios escolares

Hace ya unos años, la Fundació Monti-Sió Solidàriaobservó como mucha gente se acercaba a las escuelas y pedía ayuda en forma de material escolar o libros de texto. Por esto, la organización decidió poner en marcha la campaña Motxilles Solidàries, con el objetivo de dotar a estas personas de mochilas para sus hijos y lo que necesitan los niños en los centros escolares.

Esta campaña cuenta con el respaldo de diversas asociaciones como la Federación de Asociaciones de Padres y madres de Alumnos (FAPA), la Fundació Guillem Cifre de Colonya o Rotary Club Mallorca. Además, según cuenta una miembro de la ONG, Cristina Conti, “un total de quince escuelas han participado en las donaciones que se nos ha hecho tanto de colegios públicos, concertados y privados, como el Bellver College.

Según datos que han proporcionado, este año 830 niños tendrán material escolar y una mochila para ir a la escuela gracias a la ONG. Esta cifras ha aumentado frente a 2017, ya que 770 niños se vieron beneficiados en el ámbito escolar.

“La gente que viene sabe que no podemos abastecerles en todo”, pero sí que se les da un lote de material escolar, “algo por lo que están muy agradecidos”, explica Conti. Ayer se estuvieron repartiendo estos lotes en la calle Patronat Obrer, donde numerosas personas se acercaron para recoger las donaciones. La ONG explica que el año pasado desde Rotary Mallorca recibieron unas 800 mochilas escolares, que han servido para repartir este verano y en 2017, y la fundación ha establecido que a las familias con uno o dos niños se les daría una mochila, y las que tienen tres o más hijos tendrían dos bolsas escolares, una alegría para los niños que se acercaban ahí, ya que se les daba la posibilidad de elegir cuál querían. “Gracias, muchas gracias”, no paraban de repetir los más pequeños. Sin duda, un privilegio para ellos poder elegir su mochila o estuche.