Siempre ha habido una “primera vez”, en la historia. El ser humano ha sido testigo y actor de acontecimientos que han marcado su vida y la de sus generaciones futuras.Si nos remontamos a la historia, observamos cómo Cristóbal Colón llegó a América “por primera vez” el 12 de octubre de 1492. Más recientemente, Amstrong pisó la luna por “primera vez” un 20 de julio de 1969.

Estos, entre otros, son hitos que han marcado la historia de la humanidad. Si alguien tiene alguna duda sobre el papel que Rotary ha desempeñado en la historia reciente, entendiendo por reciente los últimos 114 años, bastaría con hacer un sencillo ejercicio de retrospectiva.

Por poner algún ejemplo cabría señalar como, Rotary fue una de las 42 organizaciones que asesoraron en la Conferencia de San Francisco, celebrada en 1945, que dio lugar a la Carta constitutiva de LAS NACIONES UNIDAS, donde Rotary ostenta hoy el mayor rango consultivo que la ONU otorga a las organizaciones no gubernamentales.

En este orden de cosas, es destacable como Rotary abandera en 1985 su campaña contra la Poliomielitis. En la que se han invertido; más de 1.700 millones de Dólares (España ha contribuido, desde entonces, con más de 14,2 millones de Euros *), más de 2.500 millones de niños vacunados en más de 122 países del mundo (hoy quedan tres países endémicos).

La Fundación Rotaria invirtió, en los últimos años, más de 3.000 millones de dólares en proyectos humanitarios sostenibles.

¡Pues bien!, todo tuvo su origen el 23 de febrero de 1905, cuando, “por primera vez”, Paul Harris, Gustavus Loehr, Silvester Schile y Hiram E. Shorey, se reunieron en la oficina de Loehr, en la que sería la primera reunión de un club rotario.Hoy, como hicieran aquellos cuatro primeros rotarios, cerca de un millón doscientos mil, se reúnen en 35.000 clubes, y dedican más de doce millones de horas de su tiempo a servir a la humanidad, a lo que hay que sumar el inmenso caudal de servicio generado por los jóvenes, Rotaract e Interact en todo el mundo.