Este 7 de noviembre es el Día de Rotary en Naciones Unidas. Este año la jornada está dedicada a celebrar los 70 años de colaboración entre Rotary y la ONU. Rotarios, diplomáticos e invitados intercambiarán ideas sobre proyectos relacionados con el agua y saneamiento, el hambre, la pobreza, la educación, juventud, la paz …

“El hecho de tener una presencia en el edificio de las Naciones Unidas y participar en las reuniones de organizaciones no gubernamentales, le ha dado Rotary una gran credibilidad”, manifiesta José Laureni, representante principal de RI ante ONU en Nueva York. “No somos sólo un nombre que se ve en una valla publicitaria sino que tenemos los medios para desplegar voluntarios en primera línea, personas a las que se puede conocer y saludar”.

El origen de esta relación es anterior a la fundación formal de la ONU después de la Segunda Guerra Mundial. En 1942, los clubes rotarios de 21 países organizaron una conferencia en Londres a la que asistieron los ministros de educación para desarrollar ideas para promover la educación, la ciencia y la cultura en todas las naciones. Esta reunión fue el impulso para lo que se conoce hoy como la UNESCO -La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

En 1945, delegaciones de rotarios ayudaron a redactar la Carta de las Naciones Unidas en San Francisco y dieron un fuerte apoyo a la organización durante sus primeros años, hasta que la Guerra Fría convirtió a la ONU en un campo de batalla ideológico. La participación de Rotary disminuyó en las décadas siguientes, en consonancia con su decisión de no intervenir en política.

Rotary recuperó protagonismo en la ONU con la campaña para la erradicación de la polio en 1985 y la colaboración con la Organización Mundial de la Salud y UNICEF.