Este domingo, organizado por el Rotary Club Mallorca, se celebró la II Festa Rotària de Nadal para que niños y niñas con necesidades especiales (Síndrome de Down, problemas de movilidad, etc), junto con los niños pertenecientes a las familias organizadoras del acto, pasaran un día de fiesta, con muchas actividades y juegos.

PUBLICIDAD

El acto se celebró desde media y hasta las seis de la tarde en el colegio La Salle y en él participaron 16 de los mejores chefs de Mallorca. Entre ellos, había algunos con estrella Michelin y todos estuvieron coordinados por Saloua Sfar, chef de A Ma Maison y rotaria de Calvià. Adrián Quetglas, Mark Fosh, Santi Taura; Pau, del restaurant Tentació, Bernabé Caravotta; Loli, del grupo Anima Beach, Tobías, Victor…

Durante la mañana se realizaron tres talleres en los que niños y chefs participaron, sobre todo, en el de cocina. Ahí los cocineros enseñaron a preparar albóndigas de pollo que, junto con patatas fritas, sería el plato principal del almuerzo. El otro taller fue el de montar la mesa para comer, ya que una comida servida en una mesa bien montada sabe mucho mejor. Al mismo tiempo, los chefs Adrián Quetglas y Andreu Genestra se encargaban de condimentar el postre.

Pintura

Al margen de estos dos talleres, hubo un tercero, el de pintura, en el que los niños, ocupando una serie de mesas, pintaron lo que su imaginación les dictó. Fue, por tanto, una jornada en la que todos estuvieron ocupados. Porque, además de todo esto y comer, salieron a cantar. Y es que se trataba de pasar un día de lo más entretenido aprendiendo y conviviendo.

Hubo más de treinta rotarios y sesenta voluntarios, entre ellos miembros del cuerpo consular (Suiza, Francia, Malta, Suecia y EEUU), que serían quienes servirían la comida a los niños. Todos participaron de esta jornada con el fin de que todo llegara a feliz puerto.