Queridos amigos del D2203.

Acabadas las vacaciones y analizado el tema de la membresia en los clubes, Rotary quiere que este mes nos centremos en el área de la alfabetización.

Las cifras nos dicen que en el mundo hay 103 millones de jóvenes analfabetos en el mundo, 775 millones de personas mayores de 15 años analfabetos y más del 60% de ellos son mujeres. Se estima que un 50% de niños y niñas que no asisten a la escuela primaria viven en países en situación de conflicto.  Rotary quiere que aquellos clubes en cuyos países sea este un problema patente dediquen sus esfuerzos a desarrollar programas de alfabetización que cambien la vida a comunidades enteras. Si recibimos peticiones  de ayuda  de estos clubes o distritos deberíamos valorar nuestra colaboración  aportando fondos a sus subvenciones globales.

El saber leer y escribir abre la puerta  al desarrollo económico y por tanto a la mejora  del estatus social y mejoras en salud.

Un análisis superficial puede hacernos creer que esto no va con nuestras prioridades como club. Pero es posible que no hayamos analizado  las necesidades de nuestro entorno más cercano. En nuestro distrito 2203 hay barrios marginales en las grandes ciudades, con escolares con dificultades familiares que los mantienen en bajo nivel de escolarización a pesar de los esfuerzos de maestros  y cuidadores.

Hay un programa que se llama Alfabetización temprana que nos indica que cuando  leemos cuentos a niños de corta edad ( 2-4 años ) mejoramos su futuro vocabulario, facilitamos su razonamientos, el desarrollo de la imaginación y mejoramos su futuro rendimiento escolar. Esto es leerles el cuento de buenas noches de toda la vida. Pero en estos entornos que hemos hablado es posible que la comprensión lectora de los progenitores no sea suficiente. Podemos trabajar también con estos adultos  para que puedan cumplir esta función tan gratificante para los padres.

El desarrollo de pequeñas bibliotecas de cuentos de apoyo a estas escuelas, los programas de mejora de lectura para adultos en colaboración con organizaciones vecinales o de parroquia, son entre otros, proyectos para clubes con ganas de trabajar, marcar la diferencia y no gastar mucho dinero.

Usemos la imaginación para investigar y desarrollar este tipo de proyectos. Septiembre es el mes para pensar en todo ello.

Un abrazo.

Luis Santos. DG 2017-18. D 2203

 

 Descarga la carta en pdf

 

Luis Santos. D2203

Gobernador 2017-18