El ascendido Rotary Club Menorca CTT Sant Lluís, máximo representante esta temporada del tenis de mesa menorquín y que jugará este curso entrante en la Primera División, lo hará finalmente en el grupo catalán. Sin duda, el Grupo 3 al que le ha correspondido integrarse es uno de los grupos más fuertes que existen en la categoría.

Para el club azulado, «ello conllevará un ‘plus’ de dificultad al Sant Lluís para lograr el objetivo de la permanencia», aseguran en Ses Canaletes. No obstante, vista la trayectoria del mismo– con tres ascensos consecutivos de categoría–, «será un aliciente poder comprobar dónde está el techo del equipo». Una plantilla en principio formada por los cuatro héroes del ascenso: David Gottschalk, Marc Ximenes, Toni Tudurí y el gaditano Moisés Mulero, que se proclamaron campeones de Segunda Nacional. El objetivo es «realista y no es otro que lograr la permanencia en Primera División y disfrutar de la categoría», dicen. El sorteo quiso que el Rotary Menorca CTT Sant Lluís se estrene en Primera División en la segunda jornada, enfrentándose en casa al TT Tramontana Figueres.

Gottschalk, corazón del equipo, en la misma línea del club, asegura que el objetivo será «la permanencia este año en Primera. Decidimos mantener el bloque del equipo por nuestra buena sintonía», detallaba ayer el pala de Ciutadella, que tiene clara la dificultad del reto. «No sabemos aún gran cosa de los rivales pero sí que será una liga muy dura», avisaba, orgulloso del Sant Lluís «y de los tres ascensos. Empezamos abajo y estamos ya en lo más alto de la Isla, gracias al buen trabajo».

A parte, el club sacará a competir a cuatro equipos en la competición autonómica, CTT Sant Lluís A, B, C y KT Cracks.