“Pandemia COVID: La historia nos debe enseñar”. (En recuerdo de Olivia).

Estimados compañeros:

Ya está aquí, por desgracia ya ha llegado: la PANDEMIA POR COVID-19. Huelga decir la catástrofe y el impacto sanitario y socioeconómico generado, y lo que es peor, la inmensa tristeza, angustia y dolor por los amigos y conocidos que han caído en esta guerra biológica, inesperada, sorprendente, cruel, ya que no hemos podido despedirnos de ellos ni compartir el dolor con sus familias y allegados.

No procede en este humilde artículo cuestionar decisiones ni dilucidar responsabilidades políticas, sociales e incluso científicas por la situación que estamos viviendo. La intención es simplemente hacer un sencillo acto de reflexión individual y colectiva acerca del valor de nuestra vida, de nuestras cosas, de “nuestro mundo” dentro de “una falsa burbuja de seguridad y bienestar” que hasta ahora creíamos disfrutar, ajenos, en la mayoría de los casos, a ese “otro mundo” de desigualdad, pobreza, sufrimiento y falta de esperanza.

Vivimos anclados en un presente permanente, inmediatez absoluta, “resultadismo” extremo, somos individuos de “alta velocidad” acordes con nuestro mundo digital, con logros, currículums, objetivos, beneficios, posicionamientos, impactos mediáticos…cuestionables “pseudoliderazgos”.

La pandemia por el nuevo coronavirus debe significar para el futuro, una vez levantadas restricciones y abiertas fronteras, el reafirmar el concepto de una humanidad global, más justa y solidaria, que sea capaz de hacer frente a las amenazas futuras como un solo organismo, eso sí, complejo, multilingüe, pluricultural, multirracial y diverso, pero con un sólo objetivo: la supervivencia en paz y armonía con nuestro medioambiente.

Y nosotros, los rotarios, hemos de reaccionar ante esto. Como quería decir Harris: “Rotary es el ejemplo de un mundo, de un microcosmos, en paz”, propugnando la importancia de la Paz mundial tras los inmensos daños causados en el planeta por las dos grandes guerras del siglo XX. Nuestra inspiración se basa en la TOLERANCIA y es necesario canalizarla a través de nuestra ACCIÓN individual y colectiva.

¿Qué estamos dispuestos a dar? ¿Podemos superar los nacionalismos excluyentes? ¿Podemos vencer a la intolerancia? ¿Podríamos abandonar la codicia? ¿Podemos ver un poco más allá de nuestro estado de bienestar? ¿Podemos ver al diferente como amigo y no como amenaza? ¿Podemos ser verdaderamente solidarios?

Sé que para muchos estas palabras pueden significar la filosofía del “buenismo”, que no lleva a ningún resultado práctico y eficaz… pero propugnar nuestros VALORES es nuestro sentir y más, si cabe, en estos momentos de dudas y frustración que estamos viviendo. Hoy, más que nunca, hemos de seguir creyendo en ellos para que nos aporten la fuerza, el convencimiento y la voluntad necesarias en esta lucha por la supervivencia mundial…¿Hay acaso otra alternativa?

La Bondad, “hacer el bien en el mundo”, lema de LFR, nos suena, ¿verdad?  No implica debilidad, sino fuerza y convicción en un sentimiento que fluye desde nuestro interior.

La Gentileza, como principio de relación social, respeto, cortesía, simpatía hacia nuestros compañeros y entorno. No implica sumisión, sino que refuerza nuestra capacidad de liderazgo.

El Servicio como plasmación de nuestro objetivo como rotarios, es un ejemplo de generosidad y solidaridad, no debe implicar servilismo.

Muchas han sido las pandemias sufridas por la Humanidad a lo largo de la Historia con consecuencias dramáticas para la población mundial en las que se han perdido millones de vidas. Muchas guerras y genocidios sufridos por el afán del poder y el sometimiento de unos hombres por otros. Y siempre ha habido héroes, mártires, pensadores que han intentado luchar activa y pasivamente por un nuevo orden de paz y fraternidad como único camino para lograr un mundo esperanzador a las generaciones futuras. Pero al parecer han sido pocos, insuficientes…todavía.

Y pocos somos los rotarios en el mundo, 1.200.000, tan sólo, quizás menos después de la gran crisis que se avecina, pero esto no nos debe importar porque nuestra fuerza radica en nuestros valores y en nuestro compromiso.

Juntos inspiramos, juntos nos conectamos, juntos transformamos, juntos acabaremos con la polio, juntos acabaremos ahora con el COVID-19…

Ahora, más que nunca, juntos…

PD: En memoria de nuestra querida Olivia Manzanaro, con angustia y dolor en nuestros corazones por tan sensible pérdida, y con cariño con todos los compañeros rotarios que han sufrido directa o indirectamente las consecuencias de esta histórica catástrofe biológica mundial en la que seguimos luchando.

 

manolo marco, rotary comite lfr

 

 

Manuel Marco Torres

RC de Almoradí

Comité Polio-Plus de LFR

Distrito 2203