El Rotary Club de Marbella celebró el pasado viernes su ya tradicional gala benéfica. Una cita que, un año más, tomó por escenario la finca ‘La Concepción’ de la ciudad malagueña, y que congregó a más de 300 personas. Entre todos estos invitados, además de diversas personalidades, como el Cónsul de Alemania Arnulf Braun, y miembros del Rotary Club, como su recién elegida presidenta Antje Rep, se encontraban algunas caras conocidas, como el extenista Manolo Santana, Arantxa de Benito e Ivonne Reyes.

Ninguno de ellos quiso faltar a esta cena -que cumple su 34ª edición-, y que tiene un fin solidario: recaudar fondos para aquellos que más lo necesitan. De hecho, gracias a los beneficios obtenidos durante la cena de gala del año pasado, el club pudo apoyar a organizaciones como Cáritas Diocesana, que proporciona comida y alojamiento a personas sin recursos,o la Asociación ‘Despertar sin violencia‘, que ayuda a mujeres y niños que han sido víctimas de la violencia de género.

Para continuar con esta labor benéfica, el Rotary Club de Marbella reunió a todos estos invitados de excepción, que pudieron disfrutar de una noche que el pianista Félix Rodríguez, y los cantantes Rodrigo Orrego Yanela Brooks se encargaron de amenizar.

Manolo Santana, quien acudió a la cena acompañado de su esposa, Claudia Rodríguez, también se convirtió en uno de los grandes protagonistas del evento, al recibir de manos de Saeko Hamada, anterior presidenta del Rotary Club Marbella, el premio ‘Ciudadano Solidario‘. Una distinción con la que este histórico club, que fue fundado hace más de un siglo por el estadounidense Paul Harris, destacaba su dedicación y contribución a los desfavorecidos de la sociedad.

En la actualidad, el Rotary Club cuenta con miles de sedes repartidas por diferentes partes del mundo y más de un millón de miembros. En 1979, se embarcaría en una de sus grandes misiones, la lucha contra la poliomelitis, un trabajo que ha contribuido a quesea reconocida por la ONU.